Por cuestiones de la vida vivo en Francia, donde el concepto de moda infantil es muy diferente al concepto español.
Aquí os contaré mis aventuras y desventuras para poder vestir a mi bebé de forma clásica.

miércoles, 6 de junio de 2012

No me puede estar pasando esto...

Hoy es 6 de junio, miércoles. De hecho, es el primer miércoles del mes de junio, por si no os habéis dado cuenta. ¿Y a mi qué?, diréis.

Pues os informo que en Estrasburgo todos los primeros miércoles de cada mes suena una "sirena antiaérea o antibombardeo", o qué se yo cómo se llama. Sí, sí, una sirena por toda la ciudad, como las de las películas de la Segunda Guerra Mundial donde todo el mundo corre para refugiarse en los túneles del metro.

Y es que, como estamos en zona fronteriza con Alemania, y han tenido más peleas entre los dos países que un corral de gallos, parece ser que todos los primeros miércoles prueban que las pilas de la alarma siguen funcionando, por si las flies.

Pues imagináos oír eso por primera vez cuando llegas aquí y no tienes ni idea de lo que va el tema...

Yo sola en casa, recién salida de la ducha, con mi albornoz blanco y reluciente. De repente, la alarma suena por toda la ciudad. Y lo primero que piensas es: ¿nos invaden?

No puede ser verdad que la Tercera Guerra Mundial ya esté aquí y yo tan lejos de casa. ¡¡¡Mierda!!! (Perdón) Y encima en albornoz. Si voy a morir quiero hacerlo con clase, ¡¡¡no así!!!. Y además sola, con mi marido en el trabajo.

 ¿Y qué hago ahora?, ¿me tiro cuerpo a tierra?, o si estas dentro de casa no hace falta. No me puedo creer que esto me esté pasando a mi.

Corro a la ventana y me asomo como puedo, porque vivíamos en un ático con ventanas de difícil acceso. Veo que la gente no se inmuta, no salen corriendo, no hay nadie tirado en el suelo debajo de los coches como yo esperaba. ¡¡¡Venga ya hombre!!! Que estos franceses tendrán mucha flema como los británicos, pero que el vecino alemán nos esta invadiendo.

No daba crédito, recé todas las oraciones que sabia. Y el ruido paró. ¿Habrán hecho caso allá arriba a mis plegarias?

Días después nos contaron la bonita historia de "la sirena antiaérea". Ja, ja, qué graciosos estos franceses, pa' morirse. Ya podían avisarte al bajarte del avión y evitarnos el susto.


Á bientôt.

11 comentarios:

  1. No me lo puedo creer, después de tantos años aún siguen asi? Besos. Inma

    ResponderEliminar
  2. jjjjj vaya susto!!!! a mi me da repelus solo de pensar por ejemplo de ir a algún sitio Arabe que rezan por los altavoces.... que miedito!!!

    bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy!!!A mi también me da repelus lo de los rezos por los altavoces.

      Eliminar
  3. Madre mía que horror! Y Guillermo lloraba?
    Ainss que mal lo tuviste que pasar...

    Besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guillermo no había nacido, ni era un proyecto la criatura. Estaba yo sola ante el peligro!!! Pero sigue sonando todos los miércoles. Hoy ha sonado y he dicho, pues voy a contar mi primera vez... Al final te acostumbras, y casi ni te enteras.

      Eliminar
  4. Bueno pues que sepas que sólo de pensarlo se me ponen los pelos como escarpias. Me muero. Madre mía que sensación. Yo no se si me acostumbraría. Que mal royo.
    Un besazo guapa

    ResponderEliminar
  5. Hay Helena que bueno, a mi me pasó algo parecido en Washington, eran las 2 de la madrugada y empezaron a sonar unas alarmas en el hotel donde estábamos que sonaban a eso, a Segunda Guerra Mundial, me asomo al pasillo y veo a la gente correr, ¡hay que desalojar, hay fuego! Jesús que susto, agarramos los pasaportes y los dólares y en pijama a la calle sin saber que pasaba, allí había gente en pijama y alguno con una toalla rodeada al cuerpo, pues la alarma le pilló en la ducha. Resultado alarma contraincendios disparada porque los de la siute habían quemado una bolsa de palomitas en el microondas. Así que los americanos tan exagerados como los franceses.

    Besetessssssss

    ResponderEliminar
  6. Ay, por Dios!!!! A mí me pasa eso y me pongo a llorar como una magdalena!!! Desde luego, qué exagerados son, no?. Besos, Ana.

    ResponderEliminar
  7. YO creo que lo que querían los franceses es que salieras con tu albornoz... seguro que mas de uno picó!!!
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ja,ja,ja Teresa, pues si querían que saliera en albornoz, podían esperar sentados, porque yo sin maquillar y sin peinar, no salgo a la calle!!!!!ja,ja,
      Un besazo y vente a vernos por aquí prontito.

      Eliminar